¿Por qué Boenninghausen?

¿Por qué Boenninghausen?

Por el Dr. Guillermo Zamora, Médico Cirujano UAG, Dhom. Lic. Por el Institute for Homoeopathic Medicine.

Recientemente hemos anunciado el seminario  “Restaurando a la Homeopatía con Hahnemann y Boenninghausen” que se realizará en el Hotel ONE Guadalajara Periférico Norte en la ciudad de Guadalajara Jalisco, México y será impartido por un servidor. (Puede ver TODOS los detalles haciendo clic en éste enlace: http://garyweaver.wix.com/guadalajara2014)

La historia comienza hace alrededor de 12 años, cuando estando un tanto inconforme con los resultados del método que se me enseñaba en la escuela de postgrado (el Kentiano) comencé a indagar respecto a otras posibilidades  de obtener un remedio más exacto en mis prescripciones.

Para entonces, una de nuestras maestras, que enseñaba el método mencionado, hacía alusión a un pequeño libro de materia médica que sostenía en su mano, y afirmaba que su padre (el fundador de la escuela) tenía mucho éxito en sus prescripciones gracias a dicha obra. En ese momento puse mucha atención a ese libro y anoté todos los detalles de la referencia en un pequeño trozo de hoja en blanco. Tiempo después, comencé a leerlo y me di cuenta que se trataba de una materia médica que contenía síntomas que se denominaban “Keynotes” (Síntomas clave)…algo completamente alejado de la lógica de Kent.

Una vez postgraduado, me di a la tarea de crear un diagrama de flujo, el cual organicé a partir de la información contenida en tal obra y algunas otras más que contenían síntomas Keynotes. Dispuse en diferentes divisiones correspondientes por ejemplo a las localizaciones, circunstancias, Mentales, Sensaciones, Modalidades, y muchos otros más. Tardé más de un año en terminar de ordenar TODOS los síntomas en este trabajo.

Diagrama de flujo

Diagrama de flujo

Mientras iba haciendo el trabajo me impregnaba de los síntomas keynote de este pequeño libro el cual leí y releí no menos de 6 o 7 veces, a la vez que mi tasa de efectividad mejoraba día tras día. Llamaba mucho mi atención que en algún momento el autor citaba a un tal Boenninghausen, en ese tiempo alguien desconocido para mí, pero al ir dividiendo mi diagrama de flujo comencé a darme cuenta que los Keynotes no eran otra cosa que COMBINACIONES de una localización + una modalidad, o de una sensación con una modalidad, o incluso en algunas ocasiones, de una localización con una sensación. Por esta razón, poco tiempo después me di a la tarea de conseguir una copia del Therapeutic Pocket Book (TPB), versión 1846 de Boenninghausen.

Durante el tiempo que traté de usar esta copia, una versión en Inglés, la verdad es que me era muy confuso utilizarla; no tenía una idea clara de cómo usarla, y tampoco era familiar a ella. La mayor parte del tiempo, usaba mi diagrama de flujo, y en menor medida el repertorio de Kent para consultar alguna rúbrica. Sin embargo, aunque la tasa de efectividad había aumentado notablemente (digamos de un 20 a un 50-60%), aún me sentía inconforme con el resultado.

Un día, llega uno de esos momentos que uno piensa que no le van a tocar, y mi hijo comienza a enfermar de la piel (Dermatitis), llegando a presentar en una ocasión síndrome de Ritter (una enfermedad causada por Estafilococo dorado). Pese a todos mis esfuerzos, tanto en mi diagrama como a través del uso del repertorio de Kent sólo me arrojaban RhusT, el cual concordaba con las recomendación de varios homeópatas de talla internacional a los cuales les había yo pedido interconsulta. Si acaso se hacía la recomendación de usar Sulphur como alternativa.

Es entonces, que después de haber leído algunas de sus disertaciones, y asombrado por el contenido de las mismas, aparece en la escena el Dr. Gary Weaver, quién desinteresadamente y haciendo uso de su conocimiento y pericia en el TPB, me ayudó con el caso de mi hijo. El me dijo, que mí conclusión de Rhus-T a través de mis herramientas era lógico e incluso cercano al diagnóstico, pero que en realidad el remedio era Sepia. Poco convencido de su diagnóstico, seguí cada paso en su prescripción. El resultado que vendría poco tiempo después sería sorprendente; y un par de cambios de remedio en el camino serían suficientes para resolver el caso completamente.

garyclinicsmall[1]

Es así que a través de este excelente homeópata fui adquiriendo el conocimiento del método realmente Hahnemanniano y que me di cuenta de los grandes favores que una buena herramienta ofrece. Hoy en día, el Dr. Gary Weaver sigue siendo la persona a la cual le consulto cuando tengo problemas en la familia. Recientemente otro de mis seres queridos casi fallecía (literalmente) de un problema renal, y una vez que aprendí que cuando se mezclan las emociones, es mejor consultar a un colega, volvió a darme muestra del éxito obtenido cuando se usa una buena herramienta en el modo correcto.

Durante este proceso de aprendizaje, entendí que en esas combinaciones que yo observaba durante la construcción de mi diagrama de flujo, el síntoma Keynote siempre estaba constituido de una parte que era muy consistente en el proving, y de otra que era compartida por pocos remedios (tal y como ahora sé que Guernsey afirmaba), y que la mayoría provenían del Therapeutic Pocket Book de Boenninghausen. Pero también me di cuenta que el TPB está construido mediante la abstracción de síntomas desde los provings y que tiene la cualidad de poder usarse con el fin de recombinar por analogía síntomas para obtener infinidad de combinaciones que inclusive nunca han sido vistas antes en un proving. Es por eso que podemos deducir, que muchas combinaciones quedaron fuera de esos Keynotes. Por consiguiente, es importante también mencionar que dicho proceso de abstracción y recombinación durante la toma de un caso tiene una metodología específica, lo cual hace de éste repertorio un trabajo único e indispensable.

Hoy en día uso el repertorio de Boenninghausen la mayor parte del tiempo en mi práctica diaria (95%), algunas veces consulto mi diagrama de flujo (4%) y muy pero muy pocas veces el repertorio de Kent (1%).

Ustedes se preguntarán: ¿Es posible tener éxito usando el repertorio de Kent? La respuesta es SI, pero con cierto margen de error, y siempre y cuando sepamos que rúbricas utilizar y cuál es el verdadero método para tomar un caso de acuerdo a las directrices de Hahnemann, quién hasta ahora sólo ha sido malinterpretado y poco investigado por la mayor parte de las escuelas. Por el contrario, es rara la escuela que llega a apoyar un seminario como los nuestros, únicos en su tipo. Lo que ha sucedido es similar al juego del “teléfono descompuesto” en donde un mensaje que se da en el origen llega completamente distorsionado al último receptor. Para entonces, cuando nosotros llegamos con un mensaje aparentemente “nuevo”, pero que simplemente NO se tomó en cuenta (o no se sabía de el en realidad), se afectan intereses (programas escolares, software homeopático, libros, seminarios, “remedios”, laboratorios, etc.) y entonces parece que Hahnemann se vuelve repulsivo para los “afectados”, o en el más mesurado de los comentarios se dice que “Hahnemann y Boenninghausen están pasados de moda”, como si la ciencia pasara de moda, y aún más grave, como si los hubieran estudiado e investigado realmente.

En el caso de los profesores del I.H.M. ninguno le va a enseñar una opinión personal, ni tampoco le va a enseñar filosofía, mucho menos osarán decirle que descubrieron el hilo negro o que ellos son el hilo negro como muchos gurús modernos que andan por ahí queriendo autoproclamarse y que en verdad AFECTAN lo que es más importante para un homeópata consciente; a sus pacientes. Los profesores I.H.M. sólo le enseñaran Homeopatía genuina, tal y como la enseñaba Hahnemann y con la cual él curaba tuberculosis, sífilis, neumonías, psicosis, diarreas, etc. etc. etc.

Ahora; volviendo al mejor homeópata en la historia (después de Hahnemann), el Dr. Boenninghausen; yo sé que lo que yo pueda decir, por ser una persona poco conocida, puede no tener mucho valor, pero es el mismo Hahnemann quién da testimonio de la sagacidad de Boenninghausen. Hahnemann consideró el trabajo de Boenninghausen como una de las mejores obras tal y como podemos verlo en la nota al pie número 109 del párrafo 153 en el Organon 6ª. Edición:

“El Dr. Von Boenninghausen, por la publicación de los síntomas característicos de las medicinas homeopáticas y por su Repertorio, ha prestado un gran servicio a la Homeopatía…”

Este repertorio cayó en desuso dada la popularidad del repertorio de Kent. Sin embargo, gracias a la investigación del equipo del Institute for Homoeopathic Medicine sobre las obras y materiales originales, se ha podido dilucidar que el repertorio de Boenninghausen, específicamente el Therapeutic Pocket Book versión 1846, conlleva a la metodología establecida por el propio Hahnemann; este repertorio es en sí mismo, una SYNOPSIS de todo lo que constituye la toma de caso y seguimiento. Esto se ve reflejado en el siguiente testimonio de Hahnemann:

“….Baron von Bönninghausen de Münster ha estudiado y captado mi sistema homeopático de tratamiento tan completamente que como homeópata merece que se le dé plena confianza, y si yo cayera enfermo y no pudiera ayudarme a mí mismo, no me encomendaría a ningún otro médico.”

…Haehl, R.: Samuel Hahnemann, His Life and Work, 1922, 2 volumes, Indian edition, BJain, New Delhi, 1985, vol.2, p.483.

Sólo algunas escuelas han tomado la decisión de hacer un viraje en la enseñanza, y sólo un puñado de homeópatas han tomado la decisión de manera personal e independiente de alinearse a las instrucciones propuestas por Hahnemann en virtud de que se cumpla el principio de semejantes.

¿Será demasiado tarde para restaurar lo que se ha destruido?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s